Coparentalidad

Gracias a vosotras conocí hace muy poco esta “nueva” forma de ser p/madre: la coparentalidad.

Para resumir de qué trata la coparentalidad: ser padre o madre con otra persona, sin que exista una relación afectiva, amorosa o sexual entre ambos adultos.

¿No es genial tener esta opción?

Cuando decidí ser madre soltera por elección lo hice porque me conozco. Sabía que no iba a aguantar a un hombre que al llegar de trabajar me dijera: “Estoy cansado, ocúpate tú del niño”. No hubiese dejado que acabase la frase, le hubiera hecho las maletas yo misma. Así que no quería compartir la maternidad con alguien que no compartiera nuestro día a día.

Sí. Es verdad, no había encontrado a la persona adecuada para tener hijos. Es cierto que no todos los hombres son iguales. Los hay maravillosos y perfectos que ayudan a sus mujeres en la crianza y en la casa. Muchas de mis amigas los tienen y ¡qué envidia sana me producen! Pero, por desgracia, en mi vida todavía no ha entrado ninguno así. Tiempo al tiempo.

Bien, como os contaba, hace poco descubrí la coparentalidad y necesitaba hablaros sobre ello. Como sabéis siempre que descubro algo interesante y que os puede servir, os lo cuento.

En mis redes sociales me encuentro con cientos de historias a lo largo del día. Madres solteras, madres que lo quieren ser, padres solteros, parejas lesbianas y homosexuales que no saben cómo poder ser p/madres, mujeres que superan la cuarentena y pierden la esperanza… ¡En fin! Modelos de familia muy diversos que han sido o quieres ser p/madres y no encuentran la manera.

Pues la coparentalidad es otra opción como muchas otras, ¿porqué no?

En mi caso yo no quería compartir esta experiencia con nadie, pero hay quien sí. Hay quien prefiere compartir la p/maternidad y repartir gastos, tiempo y emociones. El único compromiso entre las partes debe de ser el respeto a las normas que entre los dos p/madres fijen y, por supuesto, un respeto mutuo. De este modo, si los p/madres saben gestionar esta parte, no creo que los niños distingan entre una familia convencional o una familia formada por co-padres.

Imaginaos a una mujer que se ha dedicado toda su vida a trabajar, con largos horarios y grandes responsabilidades laborales. Llegados los 40, las posibilidades de ser madre se reducen significativamente. Busca a alguien, date tiempo para conocerlo y entonces, que sea la persona adecuada para ser el padre de tus hijos. No lo veo.

Es en este caso cuando entran en juego páginas web como www.co-padres.net donde puedes encontrar un donante de semen o una coparentalidad. Escribes los filtros sobre tu búsqueda y ¡voilá!, te aparecen cientos de resultados para que puedas elegir el donante de esperma perfecto o alguien con quien compartir la p/maternidad. Os asombrará descubrir los cientos de perfiles de gente diversa que existe con ganas de ser padres o madres solteras, sin la necesidad de tener una relación amorosa entre ambos.

A simple vista parece frío, pero tened en cuenta que no se trata de un chat donde contestas respondes y poco más. Quedáis, os veis, os conocéis, y si vuestros objetivos son los mismos, se trata de llegar a un acuerdo donde ambas partes vean satisfechas sus pretensiones. A partir de aquí, las posibilidades ¡son infinitas! ¿Quién sabe si después de ser copadres surge una relación afectiva? Pero desde luego, ese no es el fin.

En muchos centros de reproducción asistida no se permite la donación no anónima, por lo que la coparentalidad es una gran opción si quieres conocer de primera mano las características del donante. De este modo vuestros hijos siempre conocerán la identidad del donante. No es anónimo. La forma de concepción también dependerá del acuerdo que se llegue entre ambas partes, ya sea por inseminación artificial o de forma tradicional.

Sinceramente, me parece una opción mucho más que respetable el tener un hijo con alguien que no es tu pareja, solamente manteniendo un vínculo afectivo cuyo nexo de unión sea un hijo. Es verdad que existen inconvenientes al respecto, pero no mucho más que cuando te divorcias. En cuanto a ventajas, creo que de esta forma está mucho más estudiado la forma en la que se quiere criar o educar, pues debe de haberse hablado con mucha antelación para prever futuros malentendidos entre los futuros padres.

Aquí os dejo un link a la página web co-padres.net donde os hablan de cómo ser co-padres a través de la donación de esperma. 

Además, creo que la sociedad debe de abrir mucho más la mente y dar por válidas otras muchas maneras de ser p/madre. Todavía a día de hoy me encuentro con personas que cuestionan el por qué he sido madre soltera “con lo maja que soy”.

La cuestión es que empecemos a enseñarles a nuestros hijos sobre diversidad, a no ver el mundo con prejuicios y estereotipos. Enseñarles que otro mundo, ¡es posible!

Por cierto, llevo tiempo queriendo escribiros sobre la maternidad subrogada en España, creo que pronto me pondré a ello y os daré mi punto de vista.

Os dejo varios artículos más de otras webs que hablan sobre la coparentalidad:

https://psicologiaymente.net/pareja/coparentelidad-nueva-forma-tener-hijo

https://mediafamilypsico.wordpress.com/tag/coparentalidad/

4 comentarios en “Coparentalidad

  1. Hola, si alguna mujer quiere ser madre soltera con un donante conocido, yo me ofrezco.
    Pero, primero entrevista personal, no lo haría con cualquiera.
    Escribe y lo hablamos sin compromiso.
    sbdbcn8arrobahotmail.com

  2. Hola, acabo de leer este artículo y me parece genial, mi caso es algo diferente y me gustaría saber si te has encontrado con alguien más en esta situación (no me creo que sea la única en el mundo): somos una pareja poco convencional, no vivimos juntos pero somos pareja. Yo tengo 38 años y él ya tiene una niña de su anterior relación. Por motivos médicos él no puede tener hijos de manera natural y no tiene claro querer volver a tener hijos propios por toda la problemática que supuso la gestación de la niña. Yo quiero tener hijos, lo tengo claro y desde hace mucho tiempo me he planteado la opción de ser madre soltera. Hemos hablado del tema y una posible solución sería mi maternidad soltera con él, como una especie de co-padre.
    A mi me parece una pequeña locura todo, pero quiero expandir mi mente a otras posibilidades, viendo que hay otros modelos familiares posibles.

  3. Hola soy un agricultor y ganadero mis ingresos son escasos y muy trabajados aun así viviendo con padres tenemos varias casas y terrenos para tener cuando casásemos soy el mayor de 2 hermanos k demos y 1 hermana en medio k tiene pareja y no hijos aunk lo desean. Yo ya un poco me esta afectando y desearía una coparentalidad con alguien buena persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *