Ausencia de regla durante la lactancia

por Mama Soltera

26 meses.

26 meses es lo que ha durado mi ausencia de regla. 9 meses de embarazo y 17 meses de lactancia.

Como ya sabéis, estoy en proceso de destetar a Alejandro por las noches, y aunque sigue haciendo todas las tomas (cada 3-4 horas), es cierto que va haciendo menos tomas. Pues esto precisamente ha sido lo que ha provocado que el periodo vuelva después de 26 meses sin rastro de él.

¡Qué inmensa la vida!

Durante estos 17 meses de lactancia, sorprendentemente me he encontrado con muchísimas personas que desconocían que muchas mujeres tenían ausencia de regla debido a la lactancia, ¡incluso algunos médicos!

Por lo que he podido leer, la amenorrea durante la lactancia se produce porque la hormona de la prolactina (causante del ciclo de la leche materna) se encuentra en niveles tan altos que inhibe a nivel cerebral y ovárico la secreción de hormonas relacionadas con la fertilidad en la mujer. Por lo tanto, mientras estemos dando de mamar, las probabilidades de ovular son bajísimas. Pero ojo, esto no significa que no podamos quedarnos embarazadas, ¡porque si!

Y no se donde leí algo que me pareció curiosísimo. La naturaleza es más sabia de lo que pensamos. Uno de los motivos por los que tenemos amenorrea durante la lactancia es porque el cuerpo interpreta que estás pendiente al 100 % de un niño/a, pendiente de él la mayoría de tu tiempo (por el hecho de ser bebé y que estés dándole de mamar cada poco tiempo), por lo que no estás preparada para quedarte embarazada y cuidar de otro bebé y por lo tanto, no te baja la regla. No es una ciencia cierta. Hay mujeres que dando el pecho, les baja regla.

Bajo estas premisas existe un método anticonceptivo llamado MELA (Método de la lactancia y la amenorrea), del cual yo no me fío, sinceramente. Dicen que entre los 3 y 6 meses de vida la fiabilidad de este método es del 98-99 %, pero por si acaso… ¡cosas peores se han visto!

Así son mis noches desde hace 15 meses. Enganchado cada vez que quiere. He intentado darle biberón de leche pero dice que la tetina ¡para mi! No hay manera. Si cena bien, es decir, si lo cebo cenando, es verdad que se despierta mucho menos, pero aún así se despierta 2-3 veces. He probado a darle papilla y tampoco hay manera… Los truquillos me funcionan un día, al día siguiente dice que eso ya se lo conoce y ¡no lo engaño más! Así que seguimos igual. Sin dormir más de 4 horas seguidas desde hace no sé cuánto tiempo. Quitarle la teta tampoco es seguridad de que se despierte menos veces. Ya veremos cómo acabo…
.
.
.
@photographyureus
.
.
.
#lactancia #lactanciamaterna #destete #bebe #crianza #crianzaconamor #crianzarespetuosa

Con todo esto, creo que la lactancia está llegando a su fin, y aunque me da mucha pena, también es cierto que necesito, por muchos motivos, empezar a despegarme un poco de él. No solo por mi y por mi autonomía, también por la suya. No quiero que Alejandro sea un niño de mamá. Cierto es que con 17 meses todavía me necesita para TODO, pero más bien hablo a nivel emocional.

Reconozco que estoy muy “enganchada a él”. Me cuesta muchísimo tener que dejarlo con mis padres o alguna amiga para salir a cenar, o simplemente irme de compras yo sola. No es que lo necesite físicamente, pues me encanta estar con él, jugar con él… Pero mentalmente necesito no pensar él al menos durante 30 minutos. Me paso el día pensando en cómo estará qué estará haciendo, y no creo que sea sano. Repito, ni para él, ni para mi.

Así que el destete está siendo complicado. Tal vez por que en el fondo no quiera que suceda o tal vez porque él también está enganchado a mi, me está siendo una tarea ardua complicada.

Si os soy sincera me encantaría poder destetarlo por las noches, que durmiera del tirón, que no se despertase. Y seguir con la lactancia materna durante el día, a demanda, pero sé que es muy complicado. Al menos con Alejandro. Hoy sin ir más lejos se ha despertado cada 30 minutos, estoy agotada.  Deben de estar saliéndole las muelas, porque se despertaba gritando de dolor y se echaba las manos a la boca. Ha sido una noche horrible.

Acabo de llegar a la oficina y ya te echo de menos

Bueno, pues la cuestión es que hace una semana volví a ver a “la roja”, pero antes pasé por 15 días de un dolor intenso en los ovarios que me hizo llegar a preocuparme. Cuando me bajó la regla me quedé tranquila. Ya estaba claro de dónde provenía el dolor y los pinchazos.

Me habían dicho que la primera regla después del embarazo, y más después de tantos meses sin ella, iba a ser dolorosa. Y aunque cada mujer es un mundo, en mi caso se cumplió. Fueron 15 días muy molestos.

Ha durado 5 días, lo normal para mi. Y los dos primeros me encontraba mal, con mucho sueño, incluso con ganas de vomitar. Fueron dos días con un periodo muy abundante, tenía que cambiarme cada dos horas. A partir del tercer día empezó a regularse.

Ahora toca esperar a los próximos periodos para saber si empiezan a ser igual de dolorosos, cosa que espero no suceda o si son tan abundantes. Dicen que desde que te quedas embarazada los periodos cambian. No lo sé. Os iré contando.

¿Cómo han sido vuestras reglas después del embarazo? ¿Tuvisteis amenorrea durante muchos meses también? ¡Me encantará leer vuestros comentarios!

You may also like

Deja un comentario