Trabajar y dar el pecho

Cuando decidí darle el pecho a Alejandro no pensé en el día en que tuviera que volver a trabajar.

Ya sabeis que al principio, los primeros días, me fue muy complicado darle el pecho. Tuve problemas de agarre, no me salía leche, no sabía que pasaba… ¡Era primeriza y todo se me hacía cuesta arriba!

Por suerte, conté con la ayuda de algunas amigas que me guiaron, me tranquilizaron y, entre todas, conseguimos poder darle el pecho y que esas malditas grietas cedieran.

Para las grietas lo único que me funcionó fue dejar los pechos al aire libre (suerte que era verano) y mantener los pezones lo más secos posible. De esta forma, en dos días estuvieron curados. Nada de purelan, ni cremas, ni aceites. Las “boobs” al aire libre 🙂

Jamás me he arrepentido de seguir intentándolo y no tirar la toalla los primeros días, pero os aseguro que más de una vez me entraron ganas de dejar de darle pecho y pasar al biberón. Que por cierto, me parece una opción completamente válida la del biberón, sin duda, si algún día tengo un segundo hijo, quizás me plantee darle el biberón.

La cuestión es que, es cierto que el pecho de la madre es el mejor alimento que podamos darle a nuestros bebés, pero también es cierto que es muy sacrificado. Así que os entiendo cuando alguien os pregunta si le dais pecho o bibe y respondeis; “¡Biberón!”.

Muchas me preguntais cómo me las apaño desde que Alejandro va a la escuela infantil y yo trabajo. La verdad es que no lo sé ni yo… 😀 Es complicado, pero me gustaría seguir dándole el pecho hasta que uno de los dos decidamos que es suficiente. O Alejandro o yo. Aunque eso me cueste algo más de trabajo.

Pues os contaré que hasta los 6 meses que Alejandro ha estado con Lactancia Materna Exclusiva  (LME), me sacaba leche cada dos horas, laq guardaba en la nevera y cuando iba a la Escuela se la llevaba a la profe, y al día siguiente se la daban. En total unos 180 ml al día podía sacarme. La verdad es que Alejandro no se lo tomaba, y mucha acababa en el fregadero. Hacía huelga de hambre hasta que yo llegaba, pero ese es otro tema que os contaré en otro post.

Ahora, con la alimentación complementaria, sigo utilizando el sacaleches diariamente en el trabajo, pero ahora ya cada 4 horas. La verdad es que me saco la misma cantidad en menos tomas. Además, intento no sacarme tantas veces para que un día, pueda acabar por no sacarme leche durante el día y darle solo pecho por la mañana y por la noche. Pero es verdad que hasta el año, la alimentación principal debe de ser el pecho.

A día de hoy en el cole, le dan la comida y justo después le dan un bibe de mi leche (de la que les haya llevado la tarde anterior), así que de momento, vamos a continuar así.

Me preguntáis mucho por el sacaleches que utilizo. Personalmente, los que mejor resultado me han dado han sido los de Dr. Brown’s. Os dejo unas fotos para que veais cual utilizo concretamente.

    

Me gusta porque además de ser muy efectivo (es con el que más leche me saco en menos tiempo), tiene la copa flexible. Si necesitais ampliar información podeis hacerlo en su web: https://bebeinnova.com/sacaleches/

En cuanto a las bolsas de congelación (yo no congelo pero si almaceno de un día para otro), también utilizo las de Dr. Brown’s, ya que necesito escribir el nombre de Alejandro y la fecha para que en la Escuela no se equivoquen al dárselo. Almacenan algo más de 180 ml, así que no tengo que utilizar dos cada día. Con una me es suficiente. Lo que más me gusta es que tiene doble cierre tipo “zipplo”, que evitan fugas. ¡Así al transportarlas no se escapa ni una gota! Os enseño también una foto de cómo son. Podéis encontrar más info sobre las bolsas de almacenamiento de leche materna de Dr. Brown’s en su web: https://bebeinnova.com/bolsas-almacenamiento-leche-materna/ 

Así que así es como yo me las apaño para trabajar y dar el pecho a la vez. No sé hasta cuando estaremos con lactancia materna. Espero que por mucho tiempo más. Pero como os digo, eso no sólo dependerá de mi. Quizás llegue un momento en el que Alejandro me diga ¡hasta aquí! Aunque os aseguro que por el momento no tiene la más mínima intención de renunciar a sus “tetis”.

¡Feliz semana princesas!

Como siempre, nos vemos en Instagram —> @mama.soltera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *