Hace justo un año…

Son las 22:02, 20 de septiembre de 2017.

Ya son las 00:15, después de más de dos horas de peleas para poder dormir, estás durmiendo a mi lado. Y es que los dientes nos están dando malas noches…

Sólo hace un año. Solamente. Mamá estaba aquí acostada, en esta misma cama, donde ahora duermes tu. Soñaba que tal día como mañana iba a cumplir un sueño. Intentar ser madre sin tener pareja.

Tal día como mañana, a las 10 de la mañana tenía que ir a la 8a planta del Hospital Clínico de Valencia para inseminarme, a que te pusieran dentro de mi. Había pasado 7 días pellizcándome cada noche la barriga para pincharme mi dosis diaria de Puregón. Y el último pinchazo fue de Ovitrelle, 36 horas antes de la inseminación.

¿Quién me iba a decir que a estas horas, un año después, estarías a mi lado? ¡Con todo lo que he llorado buscándote! Porque sin saberlo, te he llorado, te he buscado mucho antes de lo que crees.

Alejandro, debes saber algo. Nunca imaginé que llenarías tanto mi vida.

El día 20 me acosté con nervios. Maleta hecha. Mamá se iba, después de pasar por el Hospital, unos días para descansar y “hacerte”.

Amaneció el día 21 de septiembre de 2016, un miércoles muy soleado. Todavía recuerdo que hacía calor. Desayuné mi fruta y mi tortilla francesa (me cuidaba mucho más que ahora), me duché, me vestí, me planché el pelo, cogí la maleta y ¡llegó la hora de irse!. Recogí a la yaya y nos fuimos al Hospital. No recuerdo estar nerviosa, iba tranquila, confiada. Sabía que todo saldría bien.

Aparcamos enseguida, algo difícil en las inmediaciones del Hospital Clínico. “Mami, hazme una foto de recuerdo”, – le dije a la yaya – “antes de quedarme embarazada, luego me haré otra”.

Foto minutos antes de la Inseminación

Subimos a la octava planta; “Unidad de Reproducción Asistida”. Ya habíamos llegado… Y todo empezó allí. El resto es historia, os lo he contado infinidad de veces, y si todavía no conocéis la historia, podéis leer el post sobre cómo fue mi Inseminación Artificial.  Hoy quiero centrarme en otra cosa.

Quiero contarte qué ha significado este año Alejandro. Llevarte dentro, tenerte ahora a mi lado, sentirte, poder tocarte… ¡Es mucho más de lo que había soñado!

Hace justo un año, acostada en esta cama, jamás hubiese imaginado que hoy podría tocarte. Y ahora puedo sentir tu manita, como toca mi pierna para asegurarte de que no me voy (reconozco que yo también hago lo mismo contigo, necesito tocarte para asegurarme que esto no es un sueño).

Estoy segura de que llegará el día en el que leas esto, que veas todas las fotos y los vídeos que te he hecho a lo largo de tus escasos 3 meses y medio de vida. Llegará el día en el que veas fotos de mami estando embarazada y que veas todo el diario que he creado en Redes Sociales. Que leerás todo lo que miles de personas, sin conocerte, te quieren. Verás todos los regalitos que te han llegado desde todas partes del mundo, que guardo para ti. Las cartas que nos escriben a mamá y a ti, con tanto amor. Y estoy segura de que estarás muy orgulloso.

Muchas veces me preguntan cómo voy a ser capaz de explicarte que no tienes papá y el porqué te he privado de tenerlo. Pero, ¿sabes lo que contesto siempre? “Desde el amor, siempre le diré la verdad”.

Te contaré la verdad Alejandro, con todos los detalles que necesites, porque no tenemos nada que esconder. Mamá quería tenerte siempre, mamá te soñó muchas veces. Porque con la verdad, desde el más profundo y sincero amor, sé que lo vas a entender y que no vas a echar de menos a ningún papá. Es demasiado amor el que tienes a tu alrededor para echarlo de menos.

Te explicaré que cuando mamá tenía 32 años decidió dar un paso más en su vida. Eras mi sueño, un sueño que se convirtió en realidad mucho antes de lo que creía que sucedería.

Si hace justo un año me dicen que hoy ibas a estar acostado a mi lado, no les hubiera creído. Así, con tus bracitos y tus piernecitas abiertas, como si fueras el más feliz del mundo, relajado y sin problemas, más que tu dolor de encías. Y te veo aquí, a mi lado. Madre mía, no me lo puedo creer. Que seas real, que seas verdad. Eres MI hijo. ¡Qué fuerte! MI hijo…

A veces me cuesta mucho darme cuenta de que es verdad. Como tu. ¿Cómo es posible que el cuerpo de una mujer sea capaz de crear una persona? Con tus orejitas, tus ojitos… ¡Pues sí, las mujeres somos capaces de ello! Evidentemente, no sin la ayuda de los hombres. Esos, en mi caso, que un día deciden donar parte de su cuerpo para que nosotras, madres sin pareja, parejas lesbianas o parejas con problemas de fecundación, consigamos nuestro sueño. Sin ellos, y alguien en particular, no estarías aquí cariño. Así que, a ese alguien, ¡GRACIAS!

Cariño, nos quedan muchos días por delante. Muchos viajes que disfrutar, muchos momentos que reír y muchas horas que llorar. Nos queda mucho amor que darnos. Porque aunqueun día te quejes, prometo que te voy a dar cientos de besos cada día de mi vida. Y, aunque llegue el día que te dé vergüenza, te voy a decir cada día que te amo. Nos queda mucho por vivir.

Algún día leerás todo lo que escribo para ti. Algún día sabrás que TODO esto es por y para ti.

Hace justo un año que llegaste a mi vida cariño. Hace justo un año mi sueño se cumplió.

Te quiere,

Mamá

Post del 21 de septiembre de 2016 al llegar al Hotel. Aquí empezó toda mi historia en instagram

¡Hecho! Ha sido un día con muchas emociones.

El día #ia era hoy. Al llegar al hospital y prepararme en una sala bastante fría, han habido problemas con la jeringa y mi útero, así que me han pasado al quirófano, y tras pocos minutos y poder ver a través del ecógrafo todo el proceso (ha sido toda una experiencia) me han dado el “alta”. Así que bebé ya está dentro y, si todo ha ido bien, empezando a gestarse… Pero eso lo sabré dentro de 15 días. ¡Creo que la espera se me va a hacer eterna!

De momento, he decidido tomarme unos días para mí y para el futuro bebé y me he escapado a un lugar separado de toda civilización. Rodeada de árboles, aguas termales y cuidados.

 

 

2 comentarios en “Hace justo un año…

  1. Hola saludos desde México, para ser exacta desde Monterrey Nuevo Leòn, quiero felicitarte por la decisión que tomaste en ser mamá soltera por elección, yo al igual que tú tengo más de 30 años de edad , para ser sincera 37 años y 5 meses. Cada vez son mis ganas de ser madre mucho más grandes, veo cada niño o niña ,cada bebé y me derrito de la ternura. No he tenido mucha suerte en el amor, pero mi instinto maternal se agudiza cada día más y deseo ser madre. El año pasado fui a consulta con un ginecólogo con subespecialidad en biología de la reproducción y me dijo que con inseminación artificial sólo tengo hasta antes de los 38 años de edad. Mi situaciòn económica no es de la mejor y tener y criar un hijo si es elevado el costo, no se que hacer , se que contaría con el apoyo moral de mis padres , pero el económico no creo aunque quisieran. Pero creo que si dejó pasar mucho más tiempo puedo reducir más la posibilidades de convertirme en madre y los tratamiento en vibró son más caros. No se que hacer. Ojalá me pudieras aconsejar.

  2. Hola!,me ha encantado leerte,me encuentro en la misma situación que tú cuándo empezaste y me ha emocionado mucho todo lo que dices,me siento muy identificada contigo.También he tomado la decisión de ser madre soltera,lo llevo pensando mucho tiempo y por fin fui a planificación familiar y he empezado el proceso,también me toca el clínico…me has dado mucha fuerza y ánimos, enhorabuena!,sigue así de feliz,os deseo lo mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *