Una mamá normal

No quiero esconderme tras una pantalla. Quiero darme a conocer y poder ayudar a las futuras mamás que intentan serlo. Ya sean solteras o en pareja.

Soy una mujer normal, tengo 32 años, a un mes de cumplir 33 y aquí estoy, embarazada de 7 semanas intentando contar lo que supone ser madre soltera. Y así soy feliz. Tengo mi vida formada, sólo me faltaba alguien que completara toda la felicidad que en estos momentos tenía. Y ha llegado. En forma de embrión, creciendo dentro de mí. El proceso; ya lo conocéis y el porqué también. Y así soy feliz. Desoyendo las malas lenguas y escuchando los deseos de amor y felicidad.

Hace poco más de 7 meses que abrí mi propia empresa, con la inestimable ayuda de mi padre, siempre a mi lado. Y es cierto que no me puedo quejar. Soy una afortunada, trabajando en lo que me gusta, con mis propios horarios y mis propias normas.

Tengo dos hermanas más pequeñas que yo, Beatriz, de 30 años y María, de 23. Y ahora, las dos, viven lejos de nosotros, en Escocia. Pero sé que viven mi embarazo con la misma intensidad que si estuvieran a mi lado. ¡Hecho tanto de menos los cafés de la tarde!

mama-soltera
Edimburgo. 2014

Vivo en Valencia, una ciudad de la que estoy enamorada hasta la médula y de la que espero, no tener que salir nunca. Rodeada de mar por un lado y monte por el otro. Sol, buen tiempo y la mejor gastronomía que pudiera desear. Me encanta pasear por sus calles y visitar lugares que desconozco, donde siempre hay vida.

 Si de aficiones se trata, tengo pocas, pero una importante: mi sobrina. Mi ahijada. La hija de la que, aunque no seamos de sangre, es mi hermana; María. Amigas desde que tenemos uso de razón y que la vida nos hizo separarnos cuando teníamos poco más de 8 años. Un golpe del destino nos hizo reunirnos 12 años después. Hasta el día de hoy, y hasta el día en que el mundo deje de serlo.

Hace entre 8 y 10 años de esta foto, pero sigue reflejando quién somos
Hace entre 8 y 10 años de esta foto, pero sigue reflejando quién somos

Me gusta fotografiar momentos, personas, emociones. Y cada vez que existe una ocasión especial en la familia o entre amigos, yo y mi Canon, no faltamos.

Y esa soy yo. Una mamá normal. Que tiene todo el amor del mundo concentrado ahora en el vientre, creciendo y haciéndose fuerte y grande. Un amor verdadero, de esos que llevas atado al corazón de por vida. Un amor que dicen, es el amor de tu vida.

Pero para descubrirlo, todavía me quedan 7 meses por delante que espero disfrutar y compartir con tod@s vosotr@s. Un día a día que espero ayude a muchas mujeres y hombres, ¡porqué no! a luchar, vivir y buscar el sueño de sus vidas, tal como yo he conseguido el mío.

Instagram Slider